Cirugía oncológica cutánea

Publicado 7 diciembre, 2017 por doctor

Esta Cirugía se refiere al tratamiento de los tumores que tienen su origen en la piel.
Todas estas lesiones tienen unas características especiales: son fácilmente accesibles a la exploración, suelen producir pocas molestias y muchas veces pueden infravalorarse por parte del paciente.
Por eso es que ante cualquier cambio de coloración en la piel o nódulo palpable, debe ser valorado por un médico y en su caso por un especialista.
Los tumores benignos más frecuentes son los quistes epidérmicos, las queratosis y los nevus (manchas benignas), pero estas lesiones pueden, en algunas ocasiones, confundirse con tumores malignos.
En los tumores malignos podemos diferenciar tres grandes grupos: Los carcinomas, los sarcomas y los melanomas.
El carcinoma basocelular es el más frecuente y afortunadamente, el que presenta menos malignidad .
El tratamiento de los tumores cutáneos, tanto benignos como malignos es, en la gran mayoría de los casos, quirúrgico y la cirugía lo que pretende es la escisión completa de la lesión.
Evidentemente para conseguir esa escisión completa en ocasiones es necesario realizar extirpaciones amplias de tejidos que pueden dejar grandes defectos y es entonces cuando se requiere de la pericia de la Cirugía Plástica y Reparadora para reconstruir las zonas extirpadas manteniendo la función y a la vez consiguiendo el mejor resultado estético.